Latinoamerica (Julio 8 de 2019).    Un factor muy relevante para el desarrollo de un país, es la implementación de infraestructura en los distintos sectores económicos. La demanda de infraestructura se explica principalmente porque se requiere un nivel de competitividad acorde al contexto interno, descrito por sus necesidades de conectividad y acceso a mercado, así como, niveles de competitividad en el entorno internacional. En este escenario, es la mejora y ampliación de la infraestructura existente la que consigue generar progreso y desarrollo social en el país, de tal manera que alcanza a incentivar la apertura comercial y contribuye con el sostenimiento del crecimiento económico.

La ejecución de proyectos con la participación del Estado y el sector privado, que impliquen la construcción de infraestructura con un objetivo social, es de suma importancia para el país. En los últimos años, uno de los indicadores más significativos con respecto a la medición de la infraestructura existente en un país, es la denominada “brecha de infraestructura”.

Para el caso peruano la brecha de infraestructura se formula para un horizonte de 10 años y se calcula teniendo en consideración las condiciones más favorables que enfrentan otros países de la región (mayor tamaño de economía, menores dificultades geográficas, mejores indicadores de desarrollo económico, entre otros)[1], precisando las características inherentes a nuestro país y tomando en cuenta las inversiones pendientes o las que se requieren para cada sector.

Fuente: AFIN, IPE.

Elaboración propia.

No hay datos para el sector salud, educación e hidráulico para los primeros tres periodos.

Según el último Plan Nacional de Infraestructura calculado por AFIN para el periodo 2016-2025, se ha calculado la brecha en US$ 159,551 millones. En lo que se refiere al sector transportes como parte de dicho plan, hay una agenda pendiente para el Perú, la que consiste en cerrar la brecha existente en la actualidad. Lo anterior se muestra en la acelerada ampliación de la brecha de infraestructura en este sector en los últimos años, siendo específicos, para el periodo 2001-2010 la brecha de infraestructura en el sector transportes era de US$ 6,825 millones, cifra que se vio incrementada para el periodo 2016-2025, pasando a ser US$ 57,499 millones.

En todos los periodos comprendidos en la ilustración 1, la brecha del sector transportes es alrededor del 36% del total, con excepción del periodo 2012-2021, periodo en el cual este porcentaje representó aproximadamente el 24% de la brecha total. La realidad del incremento en los últimos años de la brecha de infraestructura en el sector transportes, significa que conforme pasan los años, será más difícil cubrir las diferencias.

Además de la brecha de infraestructura, actualmente hay otros problemas en el país, una de ellas es la poca eficiencia en la administración del Estado, esto implica que se tienen tanto carencias económicas como técnicas para el desarrollo de infraestructura, lo cual representa un obstáculo grave en el desarrollo del país.

Este análisis confirma la necesidad de desarrollar capacidades en el sector público, con mayor énfasis en modalidades de contratos que permitan desarrollar las siguientes características:

  • Celeridad entre la generación y evaluación de la necesidad del servicio y la ejecución del proyecto
  • Reducción de riesgos para el estado, trasladados a la empresa privada
  • Mejor identificación de las necesidades del servicio a brindar, con la finalidad de implementar, en la mayoría de casos, soluciones de menor alcance y menor inversión, pero satisfagan al usuario
  • Diseño de proyectos que incorporen en mayor medida controles de calidad, que generen productos específicos comprobables y medibles, que proyectos de ingeniería pura, que generan discusiones y aprobaciones interminables.

Los contratos por niveles de servicio, constituyen una herramienta de mucha relevancia para empezar a reducir la brecha de infraestructura en nuestro país. Datos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, dan cuenta que bajo esta modalidad se han podido desarrollar proyectos mayores a 15,000 kms de carretera. Sin duda un aporte importante al desarrollo del Perú.

[1] AFIN (2015). Plan Nacional de Infraestructura 2016-2025.

Fuente: Central de Noticias AndeanWire

Source: AW-Peru